PUERTA ACORAZADA ELECTRÓNICA

Serie Electrónica

Presentamos la nueva línea de puertas de seguridad electrónicas basada en un doble concepto de la protección: mecánica y electrónica.

El funcionamiento del sistema electrónico es tan cómodo que aumentará el confort, la seguridad y el estilo de nuestro hogar, además de permitir a sus propietarios múltiples funciones y posibilidades de uso sin renunciar a la apertura mecánica.

 Esta serie esta recomendada para:

Negocios o viviendas que se encuentren localizados en zonas residenciales de clase media, así como en edificios con alta densidad de vecinos.

Para más información contacte un asesor

10 ventajas Exclusivas

01 Uso indistinto electrónico o mecánico.

Perfecto para que el propietario decida cómo abrir su puerta y necesario en caso de que la batería esté agotada o falte la corriente eléctrica.

02 Modo automático de cierre.

La puerta se sirve desde fábrica en modo cierre automático por lo que su puerta se cerrará de forma automática al entrar y al salir de la vivienda sin necesidad de que el propietario realice ninguna acción.

03 Alimentación a batería.

No requiere instalación ni obra eléctrica, durabilidad 25.000 ciclos, facilidad de cambio de pilas. En caso de corte eléctrico la puerta permanece operativa.

04 Apertura sencilla con tarjeta transponder.

Simplemente pasando por el display exterior abrimos la puerta. El cliente dispone de 3 tarjetas de usuario más 1 tarjeta de programación.

05 Segura frente a aperturas fraudulentas.

Tras 10 intentos fallidos de lectura de la tarjeta, el sistema se bloquea y activa una señal acústica de advertencia.

06 Seguridad electrónica contra la efracción.

En caso de extracción del display externo para provocar un cortocircuito en los cables de alimentación, el sistema anula su efecto enviando una señal mediante control remoto a la cerradura. Hasta reparar el daño, el propietario podrá seguir operando con la puerta utilizando la llave mecánica.

07 Fácil programación desde el interior.

Las operaciones de programación de todas aquellas funciones de uso habitual domiciliario pueden ser realizadas sin dificultad por el propio usuario.

08 Control de accesos.

Con total seguridad podemos disponer de llaves principales de servicio. El propietario puede gestionar el alta o baja de las tarjetas, cancelar en caso de pérdida o robo o suspender de forma temporal (por ejemplo en caso de su ausencia) el acceso al servicio.

09 Control parental.

El propietario puede introducir un código para impedir que los niños que se encuentran en el interior de la vivienda abran la puerta.

10 Sistema anti extracción seguro.

La cerradura cuenta con un dispositivo electrónico patentado de detección del cilindro para evitar la activación del sistema trampa durante las operaciones de instalación o mantenimiento.

Equipamiento de serie

Cerradura ensayada según la nonna EN 14846:08 (mismas pruebas de resistencia a la efracción que la norma EN 12209:2003)

Seguridad mecánica:

  • CLASE 7 méxima resistencia a los intentos de efracción y taladro.
  • Sistema antirretroceso de cerrojos.
  • Sistema trampa en caso de extracción del cilindro.
  • Durabilidad 200.000 ciclos.

Seguridad electrónica:
Elevada protección frente a:

  • Caídas de tensión.
  • Corte de los cables eléctricos.
  • Manipulaciones electromagnéticas.
  • Descargas y manipulaciones electro-estáticas.
  • Efectos del corte de los cables eléctricos.

¿Cómo funciona?

Funcionamiento exterior

La apertura electrónica es posible mediante tarjeta, o tarjeta y código numérico a elección del cliente si la puerta lleva la opción del teclado numérico. En todos los casos sin renunciar a la apertura mecánica.

Funcionamiento interior

Para abrir la puerta desde el interior damos la orden a la cerradura desde el teclado interior y a continuación abrimos de forma habitual con el uso de la manivela.

Bloqueo mecánico de la cerradura

El propietario podrá, siempre que haya elegido la opción de puerta con doble cilindro, bloquear su apertura electrónica y mecánica actuando sobre el segundo cilindro. Hasta que la puerta no sea desbloqueada cualquier apertura mediante tarjeta, código numérico o llave mecánica de servicio no será permitida otorgando al cliente el control total sobre su puerta.